Medidas del BCE contra la inflación

El Banco Central Europeo es quien aplica las políticas monetarias de la zona euro con el objetivo de poder lograr la estabilidad de precios. Además, el BCE debe analizar y entender cómo se producen las perturbaciones económicas, si tienen origen en la demanda o en la oferta y sin son temporales o duraderas. Las medidas del BCE son las que controlan la inflación. Segundo artículo de tres sobre el efecto de los precios en la zona euro.

En el gráfico 1 se muestran las fluctuaciones anuales del tipo de interés que fija el BCE, de la tasa de inflación y del tipo de interés real (se elimina el efecto de los precios).

Tipos BCE

Se observa como desde el 2002 hasta el 2009 con el fin de mantener la estabilidad en los precios, el tipo de interés nominal del BCE estuvo por encima de la inflación (hay que tener en cuenta que son medias anuales suavizadas y no valores exactos). A partir de 2010 sucede todo lo contrario, las políticas del BCE han sido bajar los tipos de interés por debajo de los niveles de inflación. Este efecto provoca unos intereses reales negativos (se pierde dinero). Aunque el PIB de la zona euro comenzaba a presentar datos de crecimiento, eran años de plena crisis económica donde la mayoría de países con moneda euro presentaban una reducción en su producción, por lo que un mayor aumento del tipo de interés hubiera frenado aún más la actividad económica.

Del 2012 hasta el 2014 ha sido una etapa desinflacionista donde la producción europea vuelve a entrar en una época de recesión. Hasta 2014 el tipo de interés ha estado por debajo de la inflación, pero siempre ha “imitado” su fluctuación.

En 2015, tanto la inflación como el tipo de interés que fija el BCE han llegado a niveles casi del 0%. Si el nivel de precios es tan bajo es porque los agentes económicos están manteniendo una mentalidad deflacionista, es decir, se espera que los precios continúen disminuyendo, por lo que se pospone el consumo y la inversión. La respuesta del BCE ha sido mantener el tipo de interés muy bajo y la compra masiva de deuda pública y privada (QE o expansión cuantitativa) con el objetivo de que los inversores inviertan en sectores más productivos para la economía europea y que la inflación aumente.

Pero el hecho de que la zona euro se encuentra en esta situación refleja claramente el riesgo de una posible trampa de liquidez, es decir, dado los tipos de interés tan bajos, casi del 0% (actualmente ya ha llegado a cero), se prefiere mantener el dinero en líquido, lo que hace que el BCE apenas pueda combatir la deflación y sus políticas monetarias expansivas apenas tengan efecto en la economía.

Tipo de interés BCE vs Regla de Taylor

La metodología que aplica el BCE a la hora de aplicar el tipo de interés es muy compleja, pero con el fin de analizar si dichas medidas son las más adecuadas para el conjunto de países de la zona Euro, se suele comparar con la regla de Taylor. Esta fórmula consigue explicar de forma simple que decisión debería tomar el BCE con el tipo de interés, relacionando la tasa de inflación (observada y esperada) y el nivel de producción (observado y potencial). La regla de Taylor (Output GAP) se presenta como:

Formula Taylor

Donde rs=2%, ПT=2%, a=b=0,5.

Más adelante se han realizado modificaciones en esta regla, sobre todo para estudios de la Reserva Federal, en la cual se utiliza la diferencia entre la tasa de desempleo y la NAIRU (tasa de desempleo que no acelera la inflación). La regla de Taylor (Unemployment GAP) viene representada como:

Tipo de interés = 1 + (1,5 x Inflación Subyacente) – (1 x (Tasa de Desempleo – NAIRU))

El motivo de aplicar ambas reglas se debe a la diferencia que existe entre ambos grupos en cuanto a niveles de producción y desempleo y como puede hacer variar el tipo de interés. A parte, también se analiza el efecto que provoca calcular con la tasa de inflación normal o con la subyacente (se excluyen los precios de la energía y los alimentos).

En general, ambas reglas muestran tipos de interés superiores a los que fija el BCE, pero las fluctuaciones de ambas son muy similares.  Si se comparan ambas fórmulas añadiendo los dos tipos de inflación, se observa el claro efecto que pueden tener los precios de los productos más volátiles en los tipos de interés.

Temas relacionados:

Parte 1: Efectos y diferencias de precios con el Euro.

Parte 3: Inflación entre países de la Eurozona y actualidad.


Artículo escrito por:

Daniel García López
Daniel García López
Fundador y DirectorGraduado en Economía por la Universidad de las Islas Baleares (UIB). Actualmente cursando un máster en Análisis de Datos Masivos (Big Data) para Economía y Empresa impartido por la UIB. Especializado en investigación económica, en Data Science y todo lo relacionado con el mundo del análisis de datos, principalmente análisis basados en modelos predictivos y de aprendizaje automático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up